Frituras sin remordimiento
En Latinoamérica, la fritura es un elemento común en la cocina.

Los alimentos fritos suelen ser el dolor de cabeza de quienes quieren o deben mantener ciertos estándares saludables en su nutrición. Sobre todo en Latinoamérica, donde la fritura es un elemento común en la cocina. Pero el problema no radica en el plato en sí, sino en el aceite con altos contenidos calóricos que se usa para freír.

Y para probarlo, el Consejo de Exportadores de Soya de los Estados Unidos (USSEC) celebró una convención en Colombia y México con chefs latinoamericanos con el objetivo de promover las virtudes del aceite de soya, donde nuestra representante, la chef Jacqueline Henríquez, demostró con sus recetas que el aceite de soya no solo es beneficioso para la salud, sino rico en grasas poliinsaturadas como el omega 3 y 6 que ayudarán a reducir el colesterol en la sangre. Y para que no se te haga agua la boca y puedas comprobarlo por ti mism@, te presentamos dos de sus recetas:

Bacalaítos al limón

Bacalaítos al limón

Ingredientes:

225 gramos de bacalao en salazón

750 gramos de harina de trigo

250 ml Taza de agua

2 Huevos batidos

75 gramos de cebolla roja, rallada

50 gramos de cilantro picado

2 gramos de bicarbonato de soda

La ralladura de un limón

1000 ml de Aceite de Soya


Preparación 

Desalar y desmenuzar el bacalao colocándolo en agua. Introducirlo en la nevera y cambiar el agua cada dos horas. Repita el proceso por 24 horas. Al día siguiente escurrir el bacalao y mezclar con el resto de los ingredientes hasta unificar bien. Vierte el Aceite de Soya a una olla a una temperatura de 325°F o 163°C. Freír hasta que floten y estén dorados, por tandas de 6 unidades dependiendo de la olla. Reposar sobre papel y servir.

Arepitas de yuca

Ingredientes:

900 gramos de yuca rallada fina

1 Huevo, batido

20g de azúcar granulada

30 ml de leche

20 g de anís dulce

30 ml de mantequilla derretida (manteca)

4 gramos de sal

500 ml de Aceite de Soya

Preparación:

Exprime la yuca rallada con la ayuda de un paño. Combine en un tazón con el resto de los ingredientes formando una masa. Fríe en aceite caliente hasta dorar por ambos lados. Deje reposar sobre papel toalla y sirve.

El aceite de soya se presenta como una alternativa saludable por su alto valor proteico y sus propiedades naturales que lo hacen ser ligero. Es la principal fuente de vitamina E natural y constituye una defensa antioxidante contra el daño celular causado por radicales libres, que se han ligado con tipos de cáncer, artritis y envejecimiento prematuro.

Fuente: DL / María Isabel ferreras

¿Cuál es tu reaccion?



conversaciones de facebook