Green Depot crea platos desechables biodegradables
Este proyecto de innovación sostenible aprovecha las yaguas como materia prima

Este proyecto de innovación sostenible aprovecha las yaguas como materia prima. Hace siete años surgió un proyecto que buscaba cambiar la forma de pensar de la población dominicana respecto al cuidado medioambiental. Y también destacar el potencial que tiene nuestra naturaleza de proveer lo que necesitamos sin necesidad de dañarla.

Se trata de Green Depot, un proyecto de innovación dirigido por Porfirio Báez, que crea platos desechables biodegradables a partir de yaguas caídas de forma natural y recolectadas por varias comunidades rurales del país, que están integradas a un modelo de desarrollo ambiental y social a través de este emprendimiento.

Creando un impacto social directo en el desarrollo de las comunidades y sus familias, evitando la proliferación del plástico en nuestras playas y ríos, Green Depot es un ejemplo de que República Dominicana sigue dando pasos importantes para consolidarse como uno de los países del Caribe con fuertes emprendimientos enfocados en la economía verde, que apuesta por una política más ecológica.

Desde que Báez comenzó sus estudios universitarios de ingeniería industrial, se involucró en diferentes actividades, en las que el medio ambiente era un eje transversal. “Hubo un momento en el que, participando en una limpieza de costas, me impactó mucho que gran parte de la basura que recibíamos eran de foam, lo que me mostró lo real que es este problema, que mucha gente ignora”, cuenta el emprendedor.

A partir de ese momento comenzó a pensar constantemente en esa situación, especialmente en el impacto para el medio ambiente de la basura, y la indiferencia que tiene gran parte de la población ante esta situación, por lo que buscó “cambiar la mentalidad y la cultura del consumo de los dominicanos”.

El impacto rural de Green Depot compite con el impacto ambiental, asegura Báez, “porque dentro del proceso, nosotros incluimos a los campesinos que viven en la zona, y permitimos que ellos también se beneficien de este modelo de negocio, a través de su ayuda con la recolección de la materia prima, que se traduce en ingresos sostenibles, ecológicos y limpios para ellos, a través de lo que era un desecho natural”.

Las más de 100 personas de seis comunidades de San Cristóbal, Montecristi, Monte Plata, Barahona y Santo Domingo, recogen las yaguas, las acopian bajo un procedimiento que ha definido Green Depot, “que les permite recibir dinero de manera constante, pero, lo que todavía es más importante, apoyan nuestro principal objetivo; generar un impacto positivo en la naturaleza”.

“Estas personas cuidan las palmas más que nunca, porque representa una oportunidad para mejorar su calidad de vida, y tener una proyección de superación mucho mayor. Eso nos llena de regocijo”, expresa Báez.

Image Image Image

Estos platos desechables están realizados sin químicos, totalmente esterilizados, de forma orgánica y resistente a las fugas. “Los procesos de valor siempre me han interesado, la fabricación en general, y vi el potencial de contribuir con mi proyecto al bienestar de mucha gente, y a la preservación del medio ambiente”, dice.

El crecimiento de Green Depot ha sido constante desde su fundación en 2011. Sin embargo, Báez reconoce que todavía le hace falta mucho camino por recorrer y metas por alcanzar. “Ya hemos hecho proyecciones a futuro. En cinco años, nos vemos con una distribución local de punta a punta en el territorio nacional y con presencia en el extranjero”, dice. Actualmente estos productos de innovación sostenible pueden encontrarse en las tiendas boutiques Terra Market, y se les puede seguir a través de las redes sociales como @greendepotrd en Instagram y Green Depot RD en Facebook

/EL Caribe - 25 de noviembre, 2017

¿Cuál es tu reaccion?



conversaciones de facebook