“Huyó todo el que pudo” tras invasión haitiana de 1822
Boyer prometió a Núñez de Cáceres que actuaría como “pacificador y conciliador de todos los intereses en armonía con las leyes del Estado”.

En febrero de 1822, el gobernante haitiano Jean Pierre Boyer invadió la porción española de la isla apoyado por una fuerza de 12,000 hombres, ejército organizado bajo la supervisión del general Guy Joseph Bonnet, quien dividió su milicia en dos columnas: una para atravesar el sur y otra para recorrer el norte.

Entonces la población dominicana era de 70,000 almas, de acuerdo al historiador Emiliano Tejera, y el territorio de la franja española apenas tenía unas escasas tropas indisciplinadas. En cambio, Haití contaba con una población de unas 600,000 personas. Además, poseía un ejército entrenado en los combates que venía librando en los últimos 20 años.

El historiador explica que el pueblo dominicano carecía de unidad en sus propósitos, inclinados unos a España, que siempre tuvo numerosos adversarios en su antigua colonia, y otros a las nuevas ideas de independencia, presentadas como la esperanza de vivir tiempos mejores. En semejantes circunstancias la imposición era posible.

A las siete de la mañana del 9 de febrero de 1822 miembros del ayuntamiento esperaban en la Puerta del Conde a Boyer para acompañarlo a la sala municipal, donde se le rindieron honores como mandatario, según cuenta Frank Moya Pons en su muy leído “Manual de historia dominicana”.

José Núñez de Cáceres, al frente de la municipalidad, le entregó al jefe haitiano las llaves de Santo Domingo.

Emilio Rodríguez Demorizi narra en “Vicisitudes de la Lengua Española en Santo Domingo”, que Núñez de Cáceres, líder de la fracasada Independencia Efímera, le hizo a Boyer un vaticinio respecto a la barrera existente entre los pueblos haitiano y dominicano.

“... la palabra es el instrumento de comunicación entre los hombres; y si no se entienden por el órgano de la voz, no hay comunicación; ya veis aquí un muro de separación tan natural como insuperable, como puede serlo la imposición natural de los Alpes y los Pirineos”, le dijo el criollo al haitiano.

A juicio de Demorizi las palabras de Núñez de Cáceres fueron el primer augurio de la libertad dominicana, el primer vaticinio de la obra a que estaba predestinado Juan Pablo Duarte, artífice de la independencia nacional.

El narrador e historiador Carlos Esteban Deive expresó que, en un principio, la dominación haitiana contó con la aprobación del pueblo llano, en especial con la de las masas negras y mulatas, parte de las cuales todavía gemía bajo el yugo de la esclavitud, cuya abolición fue decretada por Boyer, y que los únicos que se opusieron a ella fueron los terratenientes y la iglesia católica, lesionados por haber sido desposeídos de tierras y otras propiedades.

Rechazos a la dominación

Tempranamente, en junio de 1822, gente de Monte Cristi estableció contacto con el gobernador de Cuba al que le solicitó “auxilios para separarse de los negros y mulatos” que los gobernaban, según pudo comprobar en archivos de esa nación el historiador caribeño José L. Franco.

El gobierno actuó con rapidez para impedir que hubiese una sublevación en Samaná, donde en 1822 se hacían planes para enfrentar a la invasión de Boyer con el apoyo de una escuadra francesa que llegaría desde Martinica y de algunas tropas españolas procedentes de Puerto Rico.

Sobre este período, Pedro Henríquez Ureña escribió: “Pocas semanas después, en febrero de 1822, los haitianos, constituidos en nación en 1804, con población muy numerosa, invadieron el país. Huyó todo el que pudo hacia tierras extrañas; se cerró definitivamente la universidad; población y conventos abandonados, quedaron pronto en ruinas... todo hacía pensar que la civilización española había muerto en la isla predilecta del Descubridor”.

No era la primera vez que residentes en la parte Este abandonaban el territorio en masa, ya que después de la firma del Tratado de Basilea, con la entrada a la parte oriental de Toussaint Louverture, se había producido un éxodo de la población hacia Puerto Rico, Venezuela y otros dominios españoles.

Posteriormente, tras la entrada de Boyer a la parte Este con su ejército, en 1824 estalló la llamada revolución de Los Alcarrizos, la más importante de las sublevaciones ocurridas entonces, que fue denunciada y sofocada rápidamente. En consecuencia, cuatro personas fueron condenadas a muerte por la insurrección.

Miseria de la época

El país que empezó a regir Boyer, luego de la muerte de su protector Alexandre Pétion, estaba sumergido en la miseria.

En vano, el gobernante hizo esfuerzos en las décadas siguientes por reactivar el sistema productivo haitiano y creó el “Código Rural”, que tenía como principio obligar a los haitianos a trabajar la tierra, pero con el cual no se obtuvo el resultado deseado, pese a que se le ha considerado una legislación avanzada para la época.

Hastiada de la esclavitud de la que se había liberado por fin, la mayoría del pueblo haitiano prefería tener un bajo nivel de vida a gozar de una prosperidad generada por el trabajo obligatorio y se fue sumiendo en la pobreza.

Necesidades y viejas ambiciones

Desde 1820 circulaban rumores acerca de las pretensiones de Boyer de ocupar la parte oriental de la isla y a pesar de que se produjeron indicios sobre su objetivo el entonces gobernador del Santo Domingo, el español Sebastián Kindelán, no organizó medios de defensa.

En relación a este aspecto, Moya Pons ha escrito que por lo menos desde principios de noviembre de 1820 Boyer estaba trabajando en el Sur de Santo Domingo, a través de sus agentes, para provocar una situación que permitiera a las fuerzas armadas haitianas ocupar la parte oriental.

El historiador haitiano Jean Price-Mars cita una carta del 8 de enero de 1821 de José Justo de Silva, donde se confirman las sospechas del gobernador Kindelán en el sentido de que Boyer usaba el pretexto de una posible invasión francesa para amedrentar a los dominicanos y a Silva, exsoldado de las milicias españolas refugiado en Haití tras ser acusado de robo, para que propalara rumores en la frontera del norte.

El gobierno de Boyer tenía la necesidad de proteger las fronteras naturales, para defender a la joven república haitiana de las amenazas de una eventual invasión francesa.

También debía consolidarse en vista de que estaba amenazado por la descontenta élite militar del recién derrocado régimen de Henri Christophe. Ocupar el Este le daba a Boyer la oportunidad de repartir posiciones políticas, tierras e inmuebles y de apaciguar a quienes pretendían derrocarlo.

En la parte española, internamente actuaba un grupo de criollos que procuraba dar un golpe de Estado al gobierno español, para sumar a Santo Domingo a la Gran Colombia. Las previsiones de Kindelán y la falta de respuesta de Simón Bolívar, a quien los gestores del movimiento escribieron pidiéndole apoyo, afectaron el proyecto.

Indudablemente, había alcanzado importancia el movimiento encabezado por José Núñez de Cáceres y respaldado por miembros de la élite política y militar, que buscaban la liberación dominicana con el propósito de crear un estado libre que establecería una alianza con la confederación de la Gran Colombia. Por otro lado, también actuaba el partido pro haitiano, que abogaba por la unificación de la isla.

Para saber más...

“Compendio de la Historia de Santo Domingo”. José Gabriel García.

“La dominación haitiana”. Frank Moya Pons.

“Historia social y económica de la República Dominicana”. Roberto Cassá.

“Diario de la independencia”. Adriano Miguel Tejada.

“Historia de la cuestión fronteriza dominico-haitiana”. Arturo Peña Batlle.

“La República de Haití y la República Dominicana. Diversos aspectos de un problema histórico”. Jean Price-Mars.

”Invasiones haitianas de 1801, 1805 y 1822”. Emilio Rodríguez Demorizi.

“El pueblo haitiano”. James G. Leyburn.

“El ocaso de la nación dominicana”. Manuel Núñez.

¿Cuál es tu reaccion?



conversaciones de facebook