Imbert: tierra de artesanos y del turismo de aventura
Además de los 27 charcos de Damajagua, el municipio tiene otras zonas donde los turistas hacen mucha aventura en los jeeps zafaris

El turismo de aventura, la artesanía en madera petrificada y la elaboración de quesos son los principales elementos identitarios de Imbert, municipio que recibe su nombre en honor al líder de la batalla del 30 de Marzo, José María Imbert.

Con una extensión territorial de 171 kilómetros cuadrados, dividida en alrededor de 47 secciones, Imbert es el municipio más grande del bloque oeste de la provincia, con una población por encima de los 40 mil habitantes.

El alcalde José Tomás Díaz asegura que este municipio de la provincia Puerto Plata, ha registrado un crecimiento que se evidencia en el desarrollo de nuevas urbanizaciones, pues muchas personas se están mudando. “Del municipio de Imbert es mucho lo que podemos decir, es el municipio más bonito que tiene la provincia de Puerto Plata. Se denominó tierra de artesanos, porque aquí fue que nació la elaboración de figuras talladas en madera petrificada, como le llamamos a la peña”, expresa Díaz.

Sus bondades

Con orgullo presume que tienen el mejor queso que se produce en el país, el queso Geo, que lleva produciéndose 80 años, en la fábrica de la familia Heinsen, una familia tradicional del municipio, que aún son los propietarios.

“Al día de hoy todavía se continúa produciendo el mejor queso del país, al punto que cualquier queso que sea redondo y tenga la envoltura roja le dicen tipo Geo, porque en Imbert fue que nació”, explica el alcalde municipal.

El Monumento Natural Saltos de la Damajagua, compuesto de 27 charcos, es quizás el principal atractivo turístico de Imbert, pues cada año recibe unos 300 mil visitantes, interesados en descubrir las aventuras que aguardan cada uno de ellos.

No obstante a esto, lo que el alcalde presume con más orgullo es su gente, pues afirma es una tierra de hombres y mujeres laboriosas que día a día tratan de echar para adelante, de progresar, y gracias a ellos es que se está desarrollando el municipio, que también presume ser actualmente uno de los más limpios.

Los citados elementos que identifican a Imbert, junto a la ganadería y el comercio, son las principales fuentes de empleo del municipio, aunque estos no son suficientes para la creciente población, de acuerdo al alcalde José Tomás Díaz.

“Lamentablemente era un municipio que vivía de dos empresas prácticamente, que era La Tabacalera, e cerrada ya hace un buen tiempo, y el Ingenio Amistad, ubicado en la sección de Pérez-Imbert, que de igual forma cerró sus puertas”, expresa, al tiempo de informar que esos terrenos están ahí, baldíos y que están haciendo todas las diligencias necesarias con el presidente Danilo Medina para que le sean entregados a los campesinos sin tierra para ponerlos a producir y se continúe el desarrollo en el municipio.

Informó que unas quinientas familias viven de la artesanía, mientras otras trabajan en la fábrica de queso Geo, o en las empresas de los hermanos Cabrera, que comprende desde almacenes de provisiones, supermercados, ferretería y farmacia, además de un comercio activo.

Otro aspecto resaltado por Díaz es el crecimiento del turismo, pues al municipio llegan visitantes, como no ocurría anteriormente, interesado en disfrutar de las montañas. También está muy de moda los “ziplines”, ubicados en una propiedad que tiene partes altas e inclusive están por instalar estos “pequeños teleféricos” en los Saltos de Damajagua.

Transición

Julio Almonte, viceministro de Turismo para la región norte, resalta la importancia histórica y cultural de Imbert, un municipio que aún vive arraigado a sus tradiciones. “Las personas son muy afables, porque Imbert tiene la particularidad que es una zona que se convirtió de rural a urbana, pero la gente guarda esa costumbre de la buena educación, de que aquí se practica mucho las actividades en conjunto, como patronales, actividades deportivas y tú encuentras que todos los sectores se involucran porque es un municipio con mucho calor humano”, asegura Almonte.

Almonte informó que además de los charcos, Imbert tiene otras zonas donde los turistas hacen mucha aventura en los jeeps zafaris.

El representante de Turismo resaltó la artesanía del lugar como otra marca, pues la madera petrificada solo se produce en esta parte del país, por lo que las demás provincias tienen que abastecerse, ya sea con artesanías elaboradas, o con las piedras para hacerlas frente a los turistas. Informó que recientemente el Ministerio de Turismo le entregó a Imbert una plaza de madera petrificada, donde los artesanos podrán la oportunidad de poder vender todo el arte que hacen, presentándolo en mejores condiciones a los turistas.

Con relación la producción de la artesanía, los artesanos de Imbert realizan piezas con una piedra especial con apariencia de madera, que se localiza en minas ubicadas en fincas, donde excavan profundo para extraerla, un mineral llamado talco y una roca sedimentaria llamada arenisca, estas pueden ser modeladas a mano con instrumentos sencillos, como machetes y cuchillas.

A partir de estas rocas los artesanos crean figuras típicas dominicanas como la muñeca sin rostro, piezas tainas, el juego de músico, el símbolo de la familia, del amor, juego de ajedrez, nacimientos, bolas de béisbol, animales, así como imágenes religiosas, que recorren el país y gran parte del mundo, pues los turistas la ven como algo novedoso, y la adquieren para llevárselas a sus países de origen.

El artesano Santiago –Indo- Parra dice sentirse orgulloso de ser artesano y pertenecer a la Asociación de la Madera Petrificada de Imbert, entidad que tiene bajas y tiene altas, ya que épocas que vende más que otras. Dice que su trabajo gusta mucho, es reconocido, y los llaman a participar en diferentes actividades y ferias en el país.

Pero Imbert también tiene sus precariedades y según el alcalde José Tomás Díaz, entre estas están la inmensa cantidad de terrenos baldíos, que no se les están dando uso, y cree que se pueden poner a producir. “Hay sectores que requieren de la mano amiga del gobierno, como el sector de La Yagüita, La Pangola, y otros lugares donde, cuando llueve, hay que desalojar más de quinientas familias, porque el río entra, porque hay unos gaviones que se iniciaron a construir, y no se han terminado”, expresa Díaz. Dijo que en visita al presidente Medina, le solicitaron que fijara la atención en eso, por lo que están esperanzados en que les va a dar respuesta positiva con relación a esa problemática. Además de muchas calles que tienen, dado el crecimiento que ha tenido el municipio, en lo que se refiere a la parte urbana, hay muchas calles que requieren del asfaltado, y el ayuntamiento no tiene los medios económicos para asfaltar esas calles como demandan los residentes.

Wendy Almonte , El Caribe | 29 septiembre, 2018

¿Cuál es tu reaccion?



conversaciones de facebook