Las escuelas públicas tienen un protocolo contra el “bullying”
La prevención, mediante charlas educativas, se logra disminuir la burla entre estudiantes

“Cuatro ojo, vaquita, gorda, gordo, Majin Buu, burro, marica”, son de los calificativos que muchos estudiantes escuchan de sus compañeros cuando se burlan de ellos porque usa lentes recetados o anteojos, si están obesos o cuando ha reprobado alguna materia, grado escolar o tiene sobre edad para estar en un curso.

Todos ellos entran en lo que se conoce como “bullying” o acoso escolar, que de acuerdo con los resultados de un estudio que dio a conocer el Ministerio de Educación en las escuelas de República Dominicana reveló que el acoso verbal es el más común con 51.6%, mientras que en el salón de clases con el docente presente se da en un 41%.

Hay unas burlas tan crueles como el que a traviesa en la actualidad un estudiante del primer ciclo de media de la Escuela República Dominicana, en Villa Juana, quien tiene a su madre postrada en una cama con un cáncer ya en la etapa terminar y sus compañeros del centro educativo lo molestan diciéndole que su madre se va a morir.

El niño desconoce la gravedad de la enfermedad y para él su madre solo está enferma del estómago.

En ocasiones, cuando los compañeros se burlan les pide, con un desánimo, propio por la situación que a sus 12 años le toca vivir, que no relajen con eso, pero ha habido otros momentos que reacciona violento.

En el pasado, el alumno también se burló de otros compañeros, pero por situaciones distintas a las que él atraviesa. 

Los datos de la Estrategia Nacional de Cultura de Paz del Ministerio de Educación, obtenidos de diferentes estudios y presentados por el UNICEF, indican que en el país las formas en que se presenta la violencia de estudiante a estudiante mayormente son gritos e insultos (24.1%), golpes (13.6%), amenazas e intimidaciones (7.1%) y lanzamiento de objetos o pertenencias de un estudiante (6.6%).

El caso del estudiante pasó del maestro al equipo de psicólogos de la escuela, quienes aplican el protocolo diseñado por el Ministerio de Educación para enfrentar el “bullyng.”

La violencia de profesor a estudiante son: gritos e insultos (23.9%) de los casos de violencia, intimidación (5.3%), lanzar objetos o pertenencias de un estudiante (4.3%) y golpes (3.5%) y una alta proporción de estudiantes se sienten excluidos en su escuela (39.6 %), incómodos y fuera de lugar (34.9 %), solos (30.9 %); dichos valores superan los porcentajes del resto de países de América Latina y el Caribe (PISA 2015).

El caso del estudiante pasó del maestro al equipo de psicólogos de la escuela, quienes aplican el protocolo diseñado por el Ministerio de Educación para enfrentar el “bullyn.”

Este equipo debe agotar varias etapas de diálogos desde que recibe una información de acoso escolar, sin hacer juicios ni valoraciones, solo con el propósito de obtener informaciones.

Miosotis Rodríguez es la psicóloga que trabaja directamente con el caso del estudiante que tiene a su madre enferma. Ella dijo que han agotado varios recursos, pero la burla sigue, es por eso se han organizado charlas y se preparan audiovisuales educativos concernientes al tema del acoso escolar.

Protocolo

El protocolo de actuación en caso de “bullyng” manda a docentes, orientadores o cualquier miembro del equipo de gestión escolar a entrevistar a los estudiantes por separados, a canalizar las alteraciones emocionales, tomando en cuenta que las emociones no son buenas ni malas, sino canales de expresión para mostrar cómo ha impactado una vivencia o hecho.

Añade la psicóloga que para obtener esas informaciones los estudiantes deben estar calmados.

Cada centro educativo debe poseer formularios de autoevaluación que deben ser llenados por los involucrados en un hecho y, de ser necesario, lo pueden hacer de forma oral.

El protocolo establece que, si la situación lo amerita, se puede entrevistar a otros actores de la comunidad educativa para recoger informaciones adicionales o confirmar las que se tienen.

Al centro educativo le corresponde llevar un registro sobre los informes que se desprendan de la investigación y llevarlo al organismo superior, en este caso el distrito escolar al cual pertenece, para tomar las medidas de lugar.

“Es tan malo hacer ‘bullyng’, como recibirlo, verlo y no delatarlo”, comenta Rodríguez, quien informó que organizan talleres con los padres y tutores, por lo menos tres veces al año, para prevenir el acoso escolar.

A los padres y tutores se les enseñan técnicas para detectar si su hijo hace “bullyng” o es víctima de burla.

Según el ciclo educativo o la edad de los niños y adolescentes, hay acosos que se repiten más que otros, como los verbales, que generan peleas entre los estudiantes.

Campaña educativa

El estudio “Prevalencia, Tipología y Causas de la Violencia en los Centros Educativos de Básica y Media de la República Dominicana“, muestra que en el 33.6% de los centros escolares “hay bullying” y que éste es mayor en la educación básica, pero la violencia que genera es mayor en los liceos con estudiantes de secundaria.

Para contrarrestar esa situación, el Ministerio de Educación inició hace varios meses la campaña educativa “Yo te hago el coro contra el bullying“ , a petición de los estudiantes que participaron en el Foro Nacional Estudiantil por una Cultura de Paz, celebrado en junio del pasado año.

“Con la prevención logramos bastante que se disminuyan las burlas y desde que tenemos un reporte, trabajamos de inmediato, no se le deja al tiempo y esto nos ha dado buenos resultados”, asegura Rodríguez

Dijo que los padres, tanto del que burla como del que es burlado sufre por la situación, el primero porque piensa que tiene un hijo abusivo y los segundo porque piensan que sus hijos son débiles y son situaciones que el equipo de gestión de la escuela toman en cuanta y les enseñan las diferencias entre ambos términos.

DL | 10 SEP 2018

¿Cuál es tu reaccion?



conversaciones de facebook