“Mi amor por las Águilas es un amor congénito”
El hoy presidente aguilucho dio sus primeros pasos en el deporte cuando estudiaba en el Instituto Evangélico de Santiago

Un amor congénito por las Águilas Cibaeñas”, así define el doctor Adriano Valdéz Russo su sentimiento por el equipo 21 veces campeón con sede en el Estadio Cibao.

“Desde que tengo uso de razón yo soy aguilucho. Mi papá era el fanático más ferviente... las Águilas podían estar perdiendo 9-0 en el noveno inning y él me decía que el juego aún no se había acabado, porque él tenía esperanza de una remontada, así de aguilucho él era y por eso heredé un fanatismo genético”, cuenta el flamante presidente aguilucho al referirse a su padre el doctor Enrique Valdéz, quien en la década del 60 fue presidente del conjunto amarillo.

“Recuerdo que a mí me subían para celebrar cada buena jugada, y luego, él siempre hacía un postjuego para hablar con directivos y dirigentes sobre lo acontecido en el partido”.  cuenta el más alto ejecutivo amarillo.

El hoy presidente aguilucho dio sus primeros pasos en el deporte cuando estudiaba en el Instituto Evangélico de Santiago, donde hay un espacio enorme que cuenta con un estadio de béisbol. Más adelante, jugó en el Centro Español desempeñándose como intermedista, inicialista y jardinero, siendo además tercer y cuarto bate del equipo.

Declara que siendo estudiante de medicina en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra su profesor de deporte habló con su padre para que lo apoyara en que se convirtiera en pelotero pues ya poseía condiciones de jugador con posibilidades de ser firmado al profesionalismo, pero de inmediato su papá dijo que no y le ordenó que continuara sus estudios y rápido le quitó esas aspiraciones.

“En la universidad fui dirigente-jugador del equipo de softbol y ganamos varios campeonatos... después de mi graduación, en 1991 me fui a hacer una especialidad de neurocirugía a Chile, allá teníamos un equipo de extranjeros de centro y norteamérica que nos gustaba el béisbol y jugábamos contra el equipo de la Universidad de Chile, que era el mejor conjunto de ese país”, cuenta.

Cuando regresó al país, el convertido en un especialista galeno se enroló como asesor dentro de la administración del Consejo Directivo de las Águilas, pero al paso de los años, debido a las divisiones constantes que se producían dentro del club, este se desencantó mucho y se alejó un poco del rol de los cimientos administrativos a los que muchos años después regresó.

Economía AC
“La cosa más grande en el Cibao son las Águilas Cibaeñas, pero no tienen nada como empresa, pues no son dueñas de una casa, finca o edificación, ni poseen un certificado de depósito o una cuenta millonaria en un banco; lo que las Águilas tienen es una marca país internacional de gran prestigio y respeto”, enfatiza.   

Sostiene que las Águilas Baseball Club es un equipo que funciona con pérdidas porque es el administrador del Estadio Cibao.

“El Estado entrega el estadio como un patronato a la directiva de las Águilas y así nos toca pagar factura de luz, una fuerza laboral durante los 12 meses del año, además de una vigilancia y un mantenimiento constante, entonces tenemos gastos mensualmente”, explica.

Asegura que “cuando empieza el torneo ya han pasado siete meses sin ingresos y eso genera una cuenta negativa por la cual iniciamos el torneo con un déficit”.

Valdéz Russo puntualiza que la franquicia aguilucha tiene muchos dueños y los accionistas originales era poco más de treinta, uno de ellos era su padre.

Familia
El doctor Valdéz Russo tiene 29 Años de casado con la chilena Carmen Cerra con quien ha procreado tres hijos: el arquitecto Adriano de Jesús, el médico Cristian Enrique y el joven estudiante Daniel, de 15 años de edad.

Se graduó de doctor en Medicina en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, luego en 1991 hizo un doctorado en Ciencias Médicas con especialidad en Neurocirugía en la Universidad de Chile. Desde 2007 dirige la unidad de Neurocirgugía del Hospital Metropolitano (HOMS).

LD | 17 SEP 2018

¿Cuál es tu reaccion?



conversaciones de facebook