“Inspulsos”, una muestra pictórica de obras recientes de la autoría de de 7 artistas: escogidos por la vitalidad y personalidad de su expresión

Contemporanía, Centro de arte y cultura presenta “Inspulsos”, una muestra pictórica de obras recientes de la autoría de de 7 artistas: escogidos por la vitalidad y personalidad de su expresión; por resumir un ángulo del tránsito actual que va desde la Generación del ‘80 a la más reciente promoción artística dominicana.

En esta, unos patentizan el compromiso con el arte, su renovación y desarrollo; otros: el reencuentro con sus vocaciones.

José Sejo (José Luis Aguasvivas) puebla lo visual con los elementos del imaginario personal, conceptuados desde esa surrealidad suya: evocadora, marcada por la originalidad sin concesiones y la persistente indagatoria cromática ansiosa de la exactitud deliberada de la luz intensa y el volumen; que renueva permanentemente los timbres formales de sus insólitos arcanos cotidianos.

Enriquillo Amiama profundiza su indagatoria iniciada en el 2012, explorando la plasticidad del mundo exhibicionista y jovial de las redes sociales bajo una óptica que coquetea con el pop norteamericano y sus imprevisibles soluciones heredadas de Dadá: numerales, el ready made y un amor a las manchas y lo casual que conducen a un híbrido figurativo-abstracto de líricas emanaciones.

Juan Miguel Lozano, reencuentra su vocación, con una obra fascinada ante Ramón Chirinos; que apoyada en los modos de ese artista, re-ejercita el aprendizaje del regreso: un caso típico de la pedagógica mimética propia de los viejos académicos, que ahora encarna en el cuerpo de un informalismo limpio, que en sus derivaciones explora planos, cromatismo y gesto.

Willy Pérez refuerza sus maneras personales, especialmente su iridiscente cromatismo, simulado en el pretexto de los temas vernáculos heredados: la sub urbanidad del batey, el mar, los ciclistas, el universo marino... Mundos que estatizan el ritmo frenético de la vida, transportados por un pincel ansioso, apasionado y seguro: gozoso de traer el color en trazos libres y pastosos. Recibimos así, finalmente, una obra que persiste en la alegría robada a la tozudez impenitente de lo trágico.


¿tu reaccion?